Nro. 50 - Marzo 2007
 

EDITORIAL
La demanda preferencial

El INTI en Venezuela
Nuevo equipamiento metrológico
Promoviendo la competitividad de las Pymes queseras

Microemprendimientos ¿por dónde empezar?

Usuarios bajo la mirada del diseño

Alergias alimentarias

Opinión:
Más Ciencia & técnica con mayor compromiso social

Comentarios de nuestros lectores

Cifras para pensar:
Recuperación del crecimiento y empleo industrial

Novedades del INTI

Cursos y seminarios del INTI
CONTACTENOS
NO©copyright
Todos los materiales del Saber Cómo son propiedad pública de libre reproducción. Se agradece citar fuente

Otras publicaciones INTI

SABER COMO
El INTI en Venezuela

El INTI decidió en julio de 2006 incrementar las relaciones con la República Bolivariana de Venezuela y para ello designar un representante tecnológico permanente en Caracas, acción que fue concretada a mediados de diciembre pasado.

¿Por qué se eligió Venezuela? Principalmente por dos razones: por un lado, por motivos de contorno o contexto estructural, económico y político, que muestran una acentuada complementariedad entre las debilidades-necesidades y las fortalezas-recursos de ambos países. El país bolivariano dispone de sólidos recursos provenientes de las exportaciones petroleras, a la vez que carece de suficiente masa crítica de cuadros y experiencias para el desarrollo de un entramado industrial orientado al consumo interno. Por otro lado, la Argentina dispone de una “memoria” industrial medible en experiencias, capacidades y recursos humanos y tecnológicos, en el cuadro de una economía que fuera devastada durante tres décadas y una fuerte restricción de recursos financieros. La segunda razón se debe a que Venezuela tiene características muy particulares en su etapa actual de industrialización. Posee un desarrollo interesante en industria pesada que no ha sido acompañado por la industria liviana y existen actualmente líneas completas con avance escaso o nulo.

El gobierno venezolano es consciente de esta deficiencia y quiere apoyar con todas las herramientas posibles la instalación de fábricas y la potenciación de las ya existentes; por ello existen numerosos programas de créditos, subsidios, capacitación, reducciones aduaneras para bienes de capital, etc., que intentan favorecer el incremento de la actividad industrial. Esta política se debe al convencimiento de que sólo el desarrollo industrial sostenido genera puestos de trabajo en forma masiva y especialmente en las pequeñas empresas que son las que demandan mayor cantidad de mano de obra. Adicionalmente, se intenta lograr la mayor independencia técnica de los países centrales, que son quienes abastecen hoy a Venezuela, y a su vez preparar a este país para seguir teniendo una actividad sostenida cuando ya no cuente con el petróleo, principal fuente de ingresos en la actualidad.

Conociendo esta realidad, aparece entonces con claridad que el INTI puede hacer mucho para colaborar con estos objetivos. La experiencia adquirida a lo largo de 50 años apoyando a las Pymes industriales argentinas, le permite al Instituto estar en una situación privilegiada para ayudar a las instituciones venezolanas a favorecer el crecimiento de las industrias locales.

Acuerdos de cooperación entre Argentina y Venezuela

Hasta el momento se han firmado dos convenios. Uno de ellos es el conocido acuerdo Sancor–Bandes por el cual dicha Cooperativa recibe un crédito de 135 millones de dólares, 55 de ellos para capital de trabajo y los 80 restantes para cubrir obligaciones contraídas con los bancos acreedores. No es en cambio tan sabido de qué modo la empresa va a devolver el importe de este crédito: parte se realizará en divisas, otra parte mediante el envío de leche en polvo y la restante, la que más le importa al gobierno venezolano, a través de transferencia de tecnología. En este marco, el INTI actúa como garante de esta tarea, teniendo la responsabilidad de identificar las áreas de la industria láctea donde conviene actuar, la coordinación y supervisión de los procesos de transferencia de tecnología, la asistencia técnica y la capacitación del personal.

En segundo término, los presidentes de ambos países firmaron un acuerdo de cooperación para el desarrollo tecnológico industrial, que tiene como organismos ejecutores al Ministerio del Poder Popular para las Industrias Ligeras y Comercio, al Ministerio del Poder Popular para las Industrias Básicas y Minería y al Ministerio del Poder Popular para la Ciencia y Tecnología de Venezuela, y al Instituto Nacional de Tecnología Industrial por la parte argentina.


Objetivos del acuerdo para el desarrollo tecnológico

- Alcanzar una efectiva transferencia de tecnología industrial y de conocimiento para contribuir al logro de la independencia económica y la integración sudamericana.
- Elaborar programas de asistencia técnica que contribuyan al mejoramiento de la productividad y la eficiencia en un marco de condiciones de trabajo digno en el sector industrial, asegurando la protección del medio ambiente.
- Desarrollar programas conjuntos de formación y capacitación del personal participante en todos los niveles de los procesos productivos
- Promover la vinculación con actores sociales públicos y privados de ambos países interesados en comprometerse con los procesos de transferencia tecnológica y del conocimiento.


Las principales áreas de interés manifestadas en el documento son la industria del aluminio, elaboración de conversores a gas para vehículos, medicamentos, prótesis, ortesis y material industrial de uso biomédico, tuberías de cobre, fábricas de motores y autopartes, alimentos balanceados, frigoríficos, industria láctea, curtiembres, metalmecánica y maquinarias, ascensores, pinturas, vinos, desmotado, hilado y tejido de algodón, industria minera, forestal y siderúrgica. También existe un capítulo especial en el cual se establece que el INTI apoyará y brindará asesoría en el desarrollo de potencialidades homólogas en la República Bolivariana de Venezuela para desarrollar los marcos de referencia y controles necesarios en el área de calidad, metrología e instrumentación.

Este convenio tiene una importancia más que significativa, no sólo porque es la primera vez que al INTI se le asigna la responsabilidad de ser contraparte de tres Ministerios de un país amigo, a través de un acuerdo de nivel presidencial, sino porque facilita a nuestros cuadros científicos y técnicos la oportunidad de desarrollar y demostrar todo su potencial y vocación de servicio. Podemos y queremos hacerlo, porque estas acciones potencian la presencia del INTI a nivel internacional, porque estamos colaborando con un país hermano a lograr la independencia tecnológica, porque la integración latinoamericana beneficia a ambos países, porque Venezuela cuenta con recursos provenientes del petróleo que permiten concretar rápidamente los objetivos trazados, porque enfrentar nuevos desafíos nos permitirá crecer y porque estamos haciendo realidad la América Unida que soñaron nuestros héroes fundadores.

Por Emilio Löbbe, emiliolobbe@yahoo.com.ar
Representante Tecnológico del INTI en la República Bolivariana de Venezuela